Características de las piedras preciosas y semipreciosas
¿Cuáles son las diferencias entre piedras preciosas y semipreciosas a la hora de comprar anillos por Internet? Las vemos al detalle en este post.
comprar anillos por internet, comprar alianzas de boda online
927
post-template-default,single,single-post,postid-927,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-3.8.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Diferencias entre piedras preciosas y semipreciosas

Diferencias entre piedras preciosas y semipreciosas

¿Sabés cuáles son las diferencias entre piedras preciosas y semipreciosas a la hora de comprar anillos por Internet? Las vemos al detalle en las siguientes líneas.

Las gemas o piedras preciosas y semipreciosas son, en la gran mayoría de los casos, minerales. Otras en cambio son orgánicas como el ámbar y la resina vegetal fosilizada. Para poder distinguir las piedras preciosas de las semi-preciosas hemos de fijarnos en tres cuestiones: la dureza, en qué medida están presentes en la naturaleza y su belleza o perfección. En Chateaux Thierrie te recordamos que las tres únicas gemas o piedras que se pueden catalogar como “preciosas” son el rubí, la esmeralda y el zafiro azul. Por supuesto, también el diamante. De hecho, es el protagonista de nuestro modelo Moi Argent. Un regalo único con la inicial de esa persona especial grabada. Una pieza creada en plata con un diamante talla brillante engastado sobre una bella madreperla. Seguimos con otra de las piedras preciosas: el rubí. Su color rojizo se debe al hierro y al cromo que contiene. Por otro lado, la esmeralda es una de las piedras preciosas más cotizadas en el mercado por lo complicado que es hallarla en la naturaleza. Por su parte, el zafiro más demandado es el de color azul aunque existe en otros tonos.

El lapislázuli es una roca compuesta por lazurita, wollastonita, calcita y pirita.

Pasamos ahora a las piedras semipreciosas. Las más frecuentes y las que más se emplean en el mundo de la joyería son ágata, aguamarina, alejandrita, amatista, ámbar, aventurita, lapislázuli, cuarzo y circón. Por ejemplo, las ágatas existen en varios tonos. El cuarzo o cristal de roca se usa mucho en alta bisutería además de en joyería. Otra piedra semipreciosa muy popular y valorada es la aguamarina, variante de la esmeralda de azul de color verdoso pálido.

Aparte de todo lo anterior, existen muchas otras opciones con las que trabajan nuestros orfebres. Por ejemplo, la alejandrita. Es una variedad muy poco común del crisoberilo de color verde suave o amarillo verdusco. Su característica más significativa es que puede cambiar de tonalidad y color si se la somete a variaciones de luminosidad. Por su parte, la amatista (como la de la imagen) fue considerada piedra preciosa hasta el descubrimiento de minas en Brasil, lo que hizo que fuera mucho más abundante y, por lo tanto, menos valorada. Pasó entonces al grupo de las piedras semipreciosas. Aunque su color más apreciado es el lila violeteado, puede llegar a ser amarilla o incluso transparente, en función de la cantidad de hierro que contenga.

Sin comentarios

Dejar un comentario